viernes, 4 de junio de 2021

Hoy se ha publicado otro de mis haikus en The Asahi Shimbun, gracias a David McMurray por contar conmigo.


cielo sin nubes...

la ropa tendida

huele a jazmín


cloudless....

the clothes on the line

smell like jasmine



http://www.asahi.com/ajw/articles/14362865


martes, 1 de junio de 2021

domingo, 23 de mayo de 2021

Ono no Komachi, una leyenda en Japón.

 


Poco se sabe sobre la vida personal de Ono no Komachi, aunque es considerada una leyenda en Japón.  Los historiadores fechan su nacimiento alrededor del año 825 en Dewa, en lo que hoy es la ciudad de Yuzawa en la prefectura de Akita, y se sabe que, además de su gran talento para la poesía, concretamente waka, era poseedora de una gran belleza y despertaba admiración por ello.

Se calcula que cuando tenía unos doce años cuando entró en la Corte Imperial donde llegó a brillar como ninguna otra mujer de la época, destacando por su habilidad con el koto, la caligrafía, el canto, la danza y, por encima de todo, la poesía. La mayoría de los poemas que compuso a lo largo de su vida giran alrededor del amor, la pasión, pero también tratan la ansiedad, la soledad y la tristeza que sentía en muchas ocasiones. Son poemas llenos de fuerza y sinceridad. Ella fue la precursora de una tradición que continuaría más tarde Izumi Shikibu y Yosano Akiko (la biografía de estas autoras pueden leerse en este mismo blog) 

Todos sus poemas se pueden encontrar impresos en el Kokin Wakushi o Kokinshu, la primera de una serie de antologías de poesía japonesa realizada por mandato imperial.

Uno de sus poemas se encuentra además en el Hyakunin Isshu (es el poema número 133, y se cataloga como poema de primavera) 


花の色はうつりにけりないたづらにわが身世にふるながめせしまに


Mi vida pasa,

mis talentos desvanecidos,

como estas flores de cerezo

palideciendo en las interminables lluvias

que contemplo, sola.


Se decía que Komachi tenía estas cualidades que la hacían bella y atractiva: piel blanca y pálida, un par de cejas rectas, una nariz pequeña, una cara redonda, una boca pequeña con labios carnosos. Al parecer, casi todo el mundo suspiraba por ella y por su belleza, pero lo que realmente la diferenciaba del resto era su pasión y sus habilidades en la poesía, de hecho es una de las Treinta y Seis Inmortales de la Poesía y de las Treinta y Seis Damas Poetas Inmortales

Mantuvo multitud de relaciones amorosas, tanto con hombres como con mujeres, algo muy normal en aquella época y son muchas las leyendas que circulan en Japón sobre esta mujer tan especial.

De su obra, se extrae por ejemplo, la dureza con la que trató a Fukakusa no Shosho, un cortesano de alto rango al que Komachi dedicó apasionados poemas. Komachi advirtió a su pretendiente que tendría que visitarla durante 100 noches seguidas antes de que ella se sometiera a sus encantos. Fukakusa se empeñó en la tarea con determinación y se presentó cada noche en la casa de Komachi a pesar de las inclemencias del tiempo. Pero, por desgracia, el esfuerzo fue excesivo y Fukakusa murió en la noche número 99. 


Aki no yo mo na nomi nari keri ai to ae ba koto zo to mo naku ake nuru mono o


Las noches de otoño, parece,

son largas sólo por su nombre:

apenas no habíamos conocido

cuando la primera luz de la mañana apareció

dejando todo sin decir.




kasumi tatsuno o natsukashimi harukoma no arete mo kimi ga miyuru koro kan


Parece que ha llegado el momento

en el que te vuelves como esos caballos

salvajes en primavera

que anhelan campos lejanos

donde se elevan las brumas ligeras.



Los primeros poemas encontrados de Komachi datan del año 833 hasta el año 857. También se han encontrado intercambios poéticos entre Komachi y otros contemporáneos como Fun'ya no Yasuhide,  Henjo y Oshikochi no Mitsune.


hito ni wan tsuki no naki ni wa omoiokite mune hashiribi ni kokoro yakeori


Él no viene,

esta noche en la oscuridad de la luna

me despierto deseándolo.

mis pechos se agitan y arden.

mi corazón se encoge.



色見えでうつろふ物は世中の人の心の花にぞ有りける



Imperceptiblemente

se marchitan

en el mundo

las flores

y el corazón humano


Otra traducción:


Sin mostrar su color

lo que va cambiando

en este mundo

ahora sé que es la flor

del corazón de la gente.



わが身こそあらぬかとのみたどらるれとふべき人にわすられしより


Debo ser la engañada

es lo que pienso en mi confusión,

ya que él 

que debería venir de visita

me ha abandonado.



わびぬれば身をうき草の根をたえて誘ふ水あらば去なむとぞ思


En este estado de desamparo

encuentro la vida realmente triste:

si un arroyo me llamara,

con gusto cortaría mis raíces

y flotaría como una lenteja de agua.



Komachi aparece a veces en la literatura del periodo posterior, incluyendo cinco obras de teatro Noh: Sotoba Komachi, Sekidera Komachi, Komachi uta Arasoi, Komachi Sōshi y Kayo Komachi. Estas obras tienden a centrarse en su talento para la poesía y en sus aventuras amorosas. La vejez de Komachi también se retrata con frecuencia: cuando ha perdido su belleza, ha sido abandonada por sus antiguos amantes y ahora se arrepiente de su vida, vagando como una mendiga solitaria - aunque todavía apreciada por los jóvenes admiradores de su poesía. 

Yukio Mishima (1925-1970) por ejemplo, en su obra Noh “Sotoba Komachi” presenta a ésta como una anciana que recoge colillas en un parque de París, que tiene el poder de volver a la juventud a su conveniencia y hechizar a los jóvenes con su belleza.

Estas obras probablemente no reflejen la realidad de la vida de la autora, aunque tal vez tengan más datos históricos de los que pensamos.



katami koso ima wa ada nare kore naku ba wasururu toki mo ara mashi mono o


Esos regalos que me dejaste

se han convertido en mis enemigos:

sin ellos

podría haber tenido

un momento de olvido.


Ono no Komachi abandonó la corte y regresó a Yuzawa cuando tenía treinta y tantos años, y nadie sabe realmente qué ocurrió a partir de entonces. Aunque algunas obras sugieren que llegó a la vejez en un estado de pobreza y ligera locura por sus amores perdidos, la mayoría de los estudiosos creen que esto es falso. Hay sepulturas dedicadas a ella repartidas por todo Japón, por lo que tampoco se conoce realmente su verdadero lugar de enterramiento. Se pueden encontrar en las prefecturas de Miyagi, Fukushima, Shiga, Okayama e Ibaraki, por nombrar algunas. Incluso hay dos en Kioto. Independientemente del lugar al que haya ido, probablemente pasó sus últimos años en paz, sin ser consciente de su impacto en el mundo de la poesía y la percepción japonesa de la belleza.


思ひつつぬればや人の見えつらむ夢としりせばさめざらましを


Mientras lo anhelaba,

cerré los ojos y allí estaba

de pie ante mí,

si hubiera sabido que era un sueño

no habría despertado...




いとせめてこひしき時はむばたまの夜の衣をかへしてぞきる


Cuando mi anhelo

se vuelve demasiado feroz

me pongo del revés 

mi túnica

     oscura como la áspera cáscara de la noche.




sora o iku tsuki no hikari o kumoi yori mide ya yami nite yo wa hatenu beki


¿Debería el mundo del amor

terminar en la oscuridad,

sin percibir

esa brecha de nubes

donde la luz de la luna llena el cielo?




wagami koso aranu ka to nomi tadorarure tou beki hito ni wasurareshi yori


Desde que este cuerpo

fue olvidado

por el que prometió venir,

mi único pensamiento es preguntarme

si aún existe.





suma no ama no ura kogu hune no kaji o tae yorube naki mi zo kanashi kari keru


Tan lamentable como un buzo

lejos en la bahía de Suma

que ha perdido un remo de su barca,

este cuerpo

está sin nadie a quien acudir.





konoma yori morikuru tsuki no kage mire ba kokorozukushi no aki wa kini keri


Viendo la luz de la luna

derramándose

a través de estos árboles,

mi corazón se llena hasta el borde

con el otoño.




dare o kamo Matsuchi no yama no ominaeshi aki to chigireru hito zo aru rashi


Oh araña- lirio

que crece en la montaña

llamada Espera,

¿Hay alguien al que tú también

prometiste ver este otoño?



Akikaze ni au tanomi koso kanashi kere wagami munashiku narinu to omoe ba


Qué triste espero

para verte incluso ahora,

después de que mi vida se haya vaciado

como este tallo de semillas

en el viento de otoño.




Ima wa tote wagami shigure ni hurinure ba koto no ha sae ni utsuroi ni keri


Ahora que he envejecido

en las lluvias de invierno.

Incluso tus palabras de amor

han cambiado,

hojas cayendo.




yamazato wa mono no sabishiki koto koso are yo no uki yori wa sumiyo kari keri


Sí, un pueblo de montaña

puede ser solitario…

Sin embargo, vivir aquí es más fácil

que habitar en medio

de las preocupaciones del mundo.





momokusa no hana no himo toku aki no no ni omoitawaren hito na togame so 


Si en un campo otoñal

cien flores

pueden desatar sus pétalos,

¿no puedo también jugar abiertamente,

sin miedo a la culpa?



mono o koso iwane no matsu mo omou rame chiyo huru sue mo katabuki ni keri


El pino junto a la roca

debe tener sus recuerdos también:

después de mil años,

mira cómo sus ramas

se inclinan hacia el suelo.



Ogurayamakieshi tomoshi no koe mo gana shika narawazu ba yasuku nena nashi


Los faroles de los cazadores

en el monte Ogura se han ido,

los ciervos están llamando a sus compañeros …

¿Con qué facilidad podría dormir

si no compartiera sus miedos?




Fuentes consultadas:

Aratani, Mariko, and Hirshfield, Jane. The Ink Dark Room: Love Poems by Ono no Komachi and Izumi Shikibu, Women of the Ancient Court of Japan. New York: Vintage Books, 1990.

https : // tofugu.com

https://briefpoems.wordpress.com/2020/05/02/watching-rain-brief-poems-by-ono-no-komachi/

Mishima, Yukio, "Sotoba Komachi," one of Five Modern Noh Plays, translated by Donald Keene (New York, 1960)

Poesía clásica japonesa, Trotta Editorial, 2008.

Carlo Antonio Castro y Norimitsu Tsubura (Selección, transliteración y traducción), Flor de antigua poesía japonesa. Kokinsyû (S.X), 1983


Leticia Sicilia 2021 ©


miércoles, 12 de mayo de 2021

viernes, 7 de mayo de 2021

Gracias al profesor David McMurray por escoger uno de mis haikus y publicarlo hoy en su columna del periódico Asahi Shimbun ( Asahi Haikuist Network) en Japón.


lockdown,

from one balcony to another

the honeysuckle


                                                                          
confinamiento,

de un balcón a otro

la madreselva








domingo, 2 de mayo de 2021

 

   

LA POESÍA AMOROSA DE LA PRINCESA SHIKISHI


La princesa Shikishi, o Shokushi, fue hija del emperador Go-Shirakawa y 

Fujiwara no Seishi. Nació en el año 1149, a finales del período Heian

En 1159, fue seleccionada para convertirse en la alta sacerdotisa o saiin de los Santuarios Kamo, en la actual Kyōto. Desempeñó el cargo durante diez años, dimitiendo en 1169 debido a una enfermedad.


Poco se sabe de su vida durante el periodo posterior a su dimisión, pero a principios de la década de 1180 aparece en “Meigetsuki” un diario de un joven poeta y funcionario de bajo rango de la corte imperial, Fujiwara no Teika . Cuando Teika conoció a Shikishi, lo más probable es que ya fuera alumna de poesía de su padre, Fujiwara no Shunzei, y cuando en 1187 Shunzei terminó de editar la séptima antología imperial Senzaishū (Colección de mil años), también se incluyeron nueve de sus poemas, ya que ambos habían quedado impresionados por la poesía de Shikishi.


 El rasgo más llamativo de su obra es su sensibilidad en los temas amorosos. Y esta sensibilidad es llamativa, porque era la saiin, una princesa que tendría que renunciar indefinidamente a cualquier perspectiva no sólo de matrimonio, sino también a las demás formas de relación humana normal, situada, como estaba, en un entorno que era muy poco mundano e inviolable de acuerdo con la práctica poética de su tiempo. Y, sin embargo, su poesía amorosa es inusualmente vívida y conmovedora, hasta el punto de que el lector se pregunta si podría haber escrito tan exquisitos poemas sin la existencia real de una relación amorosa. En la época Shikishi el amor era algo que la mayoría de las veces terminaba en separación y era el hombre quien, de alguna manera, fallaba a la dama.


Por ello, algunos, basándose en las numerosas anotaciones en el Meigetsuki de Teika, donde menciona más de un par de veces que pasó la noche en casa de la princesa, así como en su preocupación por la salud de Shokushi en el último año de su vida, deducen que el hombre que le falló debió ser Fujiwara no Teika. Como suele ocurrir, sólo podemos especular sobre si era cierto, pero cualquier relación entre ambos habría sido muy inusual, ya que Teika era un funcionario de bajo rango y Shokushi, una princesa imperial y una antigua saiin.

Su contemporáneo Minamoto no Ienaga (1170-1234) en sus memorias Minamoto no Ienaga Nikki (Diario de Minamoto no Ienaga) la recuerda a través de un poema compuesto al final de su vida:


ながめつるけふはむかしになりぬとものきばのむめはわれをわするな


Vuelvo mi mirada hacia ti

hoy - y cuando haya pasado mucho tiempo -

incluso entonces,

Oh, ciruelos que se cobijan bajo mi alero,

no me olvides.


Fue la mejor poetisa del amor de su generación, produciendo obras de intensa pasión, y una de las que más utilizó la técnica del honkadôri (variación alusiva), que se hizo popular en el waka de la época. Es, por tanto, una poetisa apasionada, en la tradición de gigantes anteriores como Izumi Shikibu.


袖の色は人の問ふまでなりもせよ深き思ひを君し賴まば


El tono de mis mangas

es suficiente para que la gente pregunte...

No me importa.

la profundidad de mi amor...

Si sólo creyeras en él...




うたゝねのあさけのそでにかはるなりならすあふぎの秋のはつ風


Despertar de un sueño,

a través de mis mangas al amanecer

en lugar de

mi abanico de aire

llega la primera brisa del otoño.





夢にても見ゆらんものをなげきつゝうちぬるよゐの袖のけしきは


Incluso en un sueño

verte es una causa de

dolor continuo mientras

duermo en la noche

¡Deberías ver mis mangas!




ながむれば衣手すゞしひさかたのあまのかはらの秋のゆふぐれ


Mientras yo miraba al espacio,

cómo se enfriaron mis mangas;

sobre el eterno

cielo del lecho del río

llega una tarde de otoño.




あか月のゆふつけどりぞ哀なるながきねぶりをおもふ枕に


Con el amanecer

el canto del gallo

es conmovedor; porque

el sueño más largo de todos

se ha posado en mis pensamientos.




山ふかみ春ともしらぬ松のとにたえだえかかる雪のたまみづ


En lo profundo de las montañas

donde ha  llegado la primavera permanece desconocida,

en mi puerta de madera de pino

golpean lentamente

gotas de deshielo.





きりの葉もふみわけがたくなりにけりかならず人をまつとなけれど


Las hojas de paulownia

se han convertido en intransitables

ya sabes 

no hay nadie

 a quien esté esperando.





君まつとねやへもいらぬまきのとにいたくなふけそ山のはの月


Esperándote

no entraré en mi cama;

sobre mi puerta de madera de cedro

no golpees tan fuerte

oh, luz de luna desde el borde de las montañas.




くるゝまもまつべきよかはあだしのゝすゑばのつゆに嵐たつ也


Hasta que caiga la oscuridad

¿puede este mundo esperar?

En Adashino

sobre las puntas de las hojas cubiertas de rocío

el viento de la tormenta ha comenzado a soplar.




ひかずふる雪げにまさるすみがまのけぶりもさむし大原のさと


Día tras día que pasa

la señal de la nieve se ha hecho más fuerte

sobre los hornos de carbón. 

El propio humo es frío 

en el pueblo de Ōhara.




いまはたゞ心のほかにきく物をしらずがほなるおぎのうは風


Ahora, de verdad,

 a algo más que a mi corazón

escucharía, pero

regularmente

sopla el viento sobre las hojas del trébol.




しづかなるあか月ごとに見わたせばまだふかきよの夢ぞかなしき


Qué tranquilidad hay

cada amanecer,

miro hacia fuera, sin embargo,

todavía en las profundidades de la noche

sueño, una pena, en verdad.




あめのしためぐむくさ木のめもはるにかぎりもしらぬみよのすゑずゑ


Bajo el firmamento

las plantas en ciernes

brotan en primavera, y con los ojos fijos en la distancia

sus límites son desconocidos para todos,

este reino continuará.




ゆくすゑはいまいくよとかいはしろのをかのかやねにまくらむすばん


El final del viaje

se encuentra algunas noches por delante;

En las colinas de Iwashiro

 con las raíces de la paja

será tejida mi almohada.




やへにほふのきばのさくらうつろひぬ風よりさきにとふ人もがな


Las dobles tonalidades

del cerezo bajo mi alero

han palidecido;

antes que el viento, 

me gustaría que lo visitaras…



たまのをよたえなばたえねながらへばしのぶることのよはりもぞする


Oh, cordón de la vida, 

si te rompes, rómpete, 

- porque si esto continúa, 

temo que mi resistencia 

se debilite.





花はちりその色となくながむればむなしきそらに春雨ぞふる


Las flores han caído

sin ni siquiera sus colores

sobre los que posar mi mirada,

como de los cielos vacíos

caen las lluvias primaverales.




わすれてはうちなげかるゝゆふべかなわれのみしりてすぐる月日を


Ser olvidado es

un motivo de tristeza

en esta noche...

Sólo yo sé

el paso de los meses y los días.




ほとゝぎすそのかみ山のたび枕ほのかたらひしそらぞわすれぬ


¡Oh, cuco!

Cuando en ese monte santo

puse mi cabeza brevemente,

débilmente llegó tu llamada

desde el cielo, nunca lo olvidaré.



Al recordar tiempos pasados, cuando había servido como Sacerdotisa del Santuario en Kamo.



ありあけのおなじながめはきみもとへみやこのほかも秋の山ざと


En la madrugada

¿Qué daría el mismo consuelo?

¿Por qué no me lo dices?

Aparte de la capital,

una vivienda en las montañas otoñales ...



わがこひはしる人もなしせくとこの涙もらすなつげのを枕


De mi amor

no hay nadie que sepa;

Oh, reprime estas

lágrimas mías, para que no te empapen

¡Mi pequeña almohada de boj!



ゆふだちの雲もとまらぬ夏の日のかたぶく山にひぐらしのこゑ


Nubes llenas de lluvia

han pasado, sin parar.

El sol de verano

se inclina hacia las montañas

donde cantan las cigarras.



Valoraba mucho la privacidad. Incluso su único y rumoreado romance nunca fue realmente confirmado en ninguno de los libros de historia u obras de literatura. Pese a esa privacidad, con sus magníficas obras demostró la valía de las mujeres de su época y será siempre reconocida y recordada por ello.

En el año 1194 decide tomar un nuevo rumbo en su vida y se convierte en monja budista, tomando el nombre de Shōnyohō. Vivió como tal hasta su fallecimiento, siete años después, en 1201.







Fuentes consultadas:

String of Beads: Complete Poems of Princess Shikishi  Hiroaki Sato (Traductor)


https://onethousandsummers.blogspot.com/2012/10/hyakunin-isshu-poem-89-princess-shokushi.html


http// yabai.net



Leticia Sicilia, 2021 ©

martes, 27 de abril de 2021

lunes, 19 de abril de 2021

jueves, 15 de abril de 2021

Un poema de Yamakama Tomiko


Tomiko Yamakawa nació el 19 de julio de 1879 en la prefectura de Fukui, Japón. Interesada por la poesía desde su más tierna infancia, después de graduarse en el instituto femenino de Baika ingresó en el Departamento de Literatura Inglesa de la Universidad Femenina de Japón. Al mismo tiempo conoció al poeta Yosano Hiroshi, Tekkan, su maestro, con quien además tuvo una relación sentimental y un hijo en común. 

Poco después se cruza en su camino Akiko Yosano, otra figura relevante de la época, con la que colabora de forma muy activa en la revista literaria “Myojo”. Pero Tekkan y Akiko se enamoran, y Tomiko, aunque amaba al poeta, deja vía libre a la pareja. Tras este hecho, los padres de Tomiko eligen un marido para ella, pero al año de contraer matrimonio éste fallece. 

Tras enviudar regresa a su labor literaria publicando la antología de poemas “Koigoromo” en 1905 junto a la propia Akiko y Masako Masuda. Enferma de tuberculosis, dedicó su tiempo a la poesía hasta su muerte prematura a la edad de 29 años, el 15 de abril de 1909.  Presintiendo su final escribió :


をみなにて

またも来む世ぞ

生れまし

花もなつかし

月もなつかし


Déjame nacer

mujer de nuevo

en el mundo que viene

Y amaré las flores

y amaré la luna.





         Tomiko Yamakawa Memorial Museum, Obama, Prefectura de Fukui, Japón.


miércoles, 14 de abril de 2021

jueves, 8 de abril de 2021

   Madrugar...

La luna menguante

                                            en la ventana.                                                 

viernes, 26 de marzo de 2021

 


Teijo Nakamura, cuyo nombre real era Hamako, fue una de las grandes mujeres del haiku japonés del siglo XX. Nació el 11 de abril de 1900 como única hija de Saito Heishiro y su esposa Tei en la aldea de Ezu, antiguo distrito de Hotaku, actual prefectura de Kumamoto.ió hasta 1918 en la escuela secundaria para niñas en su localidad natal y en 1920 contrae matrimonio con Nakamura Shigeki, recaudador de impuestos.

Debido a la profesión de su marido viajó asiduamente por todo Japón a la vez que criaba a sus hijos.

Gran amante del haiku desde muy joven, sus primeros haikus fueron publicados en el periódico Kyushu Nichinichi Shimbun, actualmente Kumamoto Nichinichi Shimbun. Estudia con el maestro Takahama Kyoshi, y en 1934 entra a formar parte de su grupo “Hototogisu”. Ese mismo año publica su primera colección “Shunsetsu” (Nieve de primavera).

Posteriormente, después de la Segunda Guerra Mundial, publica “Teijo Kushu” en 1944. En el año 1947, funda su propia revista "Fuka" (Flores de nieve en el viento)  Justo antes de salir el primer número, Teijo ha de ser ingresada en el hospital por apendicitis. Desde allí tiene que escribir la editorial de la revista.

"Cuando abro la ventana por la mañana, el rocío brilla en cada una de las puntas de la hierba de bambú y se derrama una tras otra. Lo vi como hermoso el verano pasado. Sin embargo, este año es la alegría que encontré por primera vez este año. Ya hay una nube blanca que brota entre los bambúes, y cuando miro las nubes, el cielo estrecho aquí se extiende sin fin, haciéndome feliz. Es el día de escribir la posdata de "Fuka", y estoy mirando el cielo de bambú con un nuevo pensamiento"

"Fuka" se convirtió en un referente para el haiku y centro de reunión cultural durante muchas décadas. De hecho "Fuka" en sí terminó con el número de octubre de 2017. Ésta es la última portada de la revista:

Fig. 3


En 1948 ve la luz “Hana Kage: Nakamura Teijo Kushu”.



Luz de fuego brillante,

de nuevo más brillante aún

un bombardero pasando...



La flor de loto

sus hojas y las marchitas

flotando en el agua.



Admiradora de Sugita Hisajo, compaginó su papel de esposa y madre con su faceta de escritora de haiku durante toda su vida. Sus haikus llenos de emoción, su estilo elegante y su personalidad la convirtieron en una figura relevante del panorama mundial. Aunque los haikus escritos por mujeres eran a menudo considerados “de segunda clase”, las enseñanzas de Teijo y su buen hacer contribuyeron a cambiar esta visión. Es considerada como una de las “cuatro T” junto a Takako Hashimoto, Tatsuko Hoshino y Takajo Mitsuhashi.

Le encantaba el lago Ezu, donde nació y creció, y muchos de sus haikus recuerdan sus paisajes, así como los sentimientos por su madre.



Dondequiera que florezcan las flores,

me uno a mi madre

en su vida diaria.




Mojarse

al intentar subir al tren

bajo la lluvia otoñal.




Antes de la guerra,

el viaje a Michinoku

debía ser largo.




Con los ojos cerrados,

el tren nocturno de otoño

         pasa a tu lado.  

           


En 1980 fue nombrada persona de mérito cultural y en 1984 ciudadana honoraria de la ciudad de Kumamoto.



Pétalos de rosa esparcidos-

El sonido de mi corazón

rompiendo en pedazos.




       La grandeza de las montañas nevadas

 vistas desde las ventanas

de la escuela de los niños.




El esplendor de la primavera

cuando los ciruelos y los cerezos en flor

se abren todos a la vez.




El cielo de otoño es hermoso,

es tan claro

que te despeja la mente.




En octubre del segundo otoño,

nos separamos de nuevo en esta tierra

en la que algún día habíamos hecho muchas amistades.




Cuanto más sostengo a Manjusaka,

más echo de menos

a mi madre.




Te quiero, te quiero,

las palabras de afecto

se emplean sin vacilar.




Pensando en mi madre y en mí,

y en mi hijo,

la flor de una hoja de plata japonesa.




Los pájaros se han levantado

y el clamor de sus voces

ha cesado.




Los rayos del sol

son suaves

en mi ropa de invierno.




Las gotas de lluvia

son a veces gruesas,

crisantemos silvestres.




Ven afuera,

casi podemos tocar

la luna de primavera.





Observa cómo brilla

el azulejo de Iwami

en la marea invernal.




El pequeño tose

jugando a las adivinanzas

sin final a la vista.



 

Si te detienes,

verás una libélula

flotando alrededor.



El baño está hirviendo,

el resplandor de la tarde

se oscurece.



Ah, en la esquina

mirar de nuevo

el crisantemo de invierno, rojo.




Me pongo una sola túnica,

y si el viento arrecia,

el viento me sostendrá.




Conozco el sonido

de las nueces cayendo

en un día soleado.





Camelias blancas

El viaje de ayer

parece tan lejano...





Pétalos de rosa esparcidos-

El sonido de mi corazón

rompiendo en pedazos.





Este hombre

bajo un cerezo en flor

estaba al fresco.





Al arrozal en primavera

la mujer afuera

mirando serenamente.





Noche fría.

Si me cubro 

mi hija se me arrima.





Ciruelas secas -

alguien se esconde

en las sombras.


A lo largo de su vida escribió multitud de obras como "Teidejo kusho" (1944), "Hanakage" (1948), "Miyakotori" (1951) y "Bara sae Fu" (1979), y una colección de ensayos, "Onna no shiki" (1956) "Haha no kokoro" (1958), "Kaze to hana no ki" (1973) "Fujin haiku no kurikata" (1968). "Haiku wo tanoshiku" (1968) y muchos otros.

En el año 1985, la escritora y traductora Patricia Donegan preguntó a Teijo en una entrevista : “¿ Cuál es el principio supremo del haiku? “ A lo que la poeta respondió : "Sé honesto contigo mismo y escribe lo que hay" 

Teijo muere el 20 de septiembre de 1988. Sus palabras de despedida: 

"Recuerda, la flor de hoy es la flor de hoy, el viento de hoy es el viento de hoy".




Los haikus seleccionados para este artículo han sido traducidos al español desde el inglés. Para confeccionarlo he utilizado diversas fuentes, tanto en papel como en formato digital, como por ejemplo:


http://haiku.octaviadata.com/content/中村汀女

https://kumamoto.tabimook.com/greate/detail/14

https://nihonshozo.com/product/portrait/032.html



Leticia Sicilia 2021 ©