Los haikus visuales de Masao Yamamoto

Masao Yamamoto es uno de los fotógrafos japoneses más famosos de nuestro tiempo. Nació en 1957 en la ciudad de Gamagori, en la prefectura de Aichi y estudió Bellas Artes y pintura antes de encontrar su expresión a través de la fotografía.
Cuando era niño y crecía en la campiña japonesa, disfrutaba mirando al cielo, a las nubes que el viento arrastraba y se quedaba embelesado con las aves y los insectos. Y ello ha sido una constante no sólo en su vida sino también en su obra: el amor por la naturareza, por lo aparentemente pequeño.
Sus fotografías son muy pequeñas, envejecidas por el propio autor mediante diferentes técnicas.
"Si tomo fotos pequeñas, es porque quiero convertirlas en materia de recuerdos. Y es por esta razón que creo que el mejor formato es el que se sostiene en el hueco de la mano. Si podemos sostener la foto en nuestra mano, podemos sostener un recuerdo en nuestra mano. Un poco como cuando mantenemos una foto familiar con nosotros”.


"Hace mucho tiempo, había un hombre llamado Ryokan, que era calígrafo y poeta. Le tengo un enorme respeto. En uno de sus haikus describe simplemente el movimiento de una hoja que tiembla al caer. Pero en realidad, este poema puede ser interpretado de varias maneras. Por ejemplo, la hoja que cae podría ser una metáfora de la vida, el lado derecho hacia arriba, el malo, y el lado inverso, el bueno. A partir de este simple fenómeno natural habla de cosas mucho más profundas. Encuentro esto notable. Me gustaría tomar este tipo de fotos”

Sus sugerentes fotografías proporcionan al espectador una experiencia muy parecida a la lectura de un haiku, ya que tras su aparente simpleza ofrecen el estímulo y dejan al observador la oportunidad de completarla. Palabras, sensaciones, sonidos, no aparecen en sus imágenes, pero se derivan de ellas.
Vastos paisajes, sociedades, países y espacio están hechos de partes más pequeñas. Estas pequeñas cosas no sólo existen como elementos que forman el todo; cada una tiene su propia historia, ya que cada uno tiene su propia vida. Debajo de la roca hay miles de hormigas bebés naciendo, orugas comiendo hojas, pájaros que son atacados por gatos - pequeños eventos están ocurriendo en el continuo flujo del tiempo”
En el Tao Te Ching , un antiguo filósofo chino Lao-tzu escribió , "Una gran presencia es difícil de ver. Un gran sonido es difícil de escuchar. Una gran figura no tiene forma."
Lo que quiere decir es que el mundo está lleno de ruidos que los humanos no somos capaces de oír. Por ejemplo, no podemos oír los ruidos creados por el movimiento del universo. Aunque estos sonidos existen, los ignoramos por completo y actuamos como si sólo existiera lo que podemos oír. Lao-tzu nos enseña a aceptar humildemente que sólo jugamos una pequeña parte en el gran esquema del universo.
Me siento conectado a sus palabras. Siempre he sentido que hay algo precioso en la naturaleza. Tengo la impresión de que algo muy vago y grande podría existir más allá de las pequeñas cosas que puedo sentir”

Para Yamamoto “los seres humanos son sólo una pequeña parte de la naturaleza, unidos a ella y parte de ella” y esto ha estado presente siempre en su larga trayectoria.
Capturar la luz es la esencia de la fotografía. Estoy convencido más que nunca de que la fotografía fue creada cuando los humanos quisieron capturar la luz”




Todas las fotografías de este artículo son propiedad de su autor Masao Yamamoto©

No hay comentarios:

Publicar un comentario