miércoles, 25 de marzo de 2020

miércoles, 18 de marzo de 2020





Nakamura Seiichiro, conocido como Nakamura Kusatao, nace el 24 de julio de 1901, en Amoi, provincia china de Fujian, donde su padre estaba destinado como diplomático. A los tres años regresa con su madre a Japón, concretamente a Matsuyama, cuna del haiku moderno, donde pasa su infancia y adolescencia.
En el año 1925 se muda a Tokio y se matricula en la universidad en el departamento de literatura alemana, atraído por la figura de Nietzche y otros pensadores existencialistas. Pero poco tiempo después fallecen su padre y su tía y el joven Seiichiro entra en una profunda crisis espiritual. Abandona la universidad durante una temporada sumido en constante estado de ansiedad y miedo a la muerte. Durante esta etapa descubre los poemas de Saito Mokichi y se interesa por la poesía japonesa.
De regreso a sus estudios decide cambiar de especialidad y se matricula en Literatura Japonesa, uniéndose a la sociedad universitaria de haiku.

nubes de invierno...
...se empujan sobre los arbustos...
de un manicomio

Al comienzo era autodidacta, pero en 1929 conoció a Takahama Kyoshi y pronto empiezó a colaborar en la revista “Hototogisu” guiado por Shuoshi Mizuhara.
Su primera coleccíon de haikus, “Choshi”, 1936, en cuya edición participó el propio Kyoshi, marcó el surgimiento de una nueva tendencia haiku, que los críticos llamaron la escuela de "La búsqueda de la vida humana" (jinsei tankyu ha) o simplemente "Búsqueda de lo humano" (ningen tankyu ha). Su estilo recibíó ciertas críticas, se le echaba en cara que era muy introspectivo.

¡Esta nieve que cae!
Que tan lejos está ahora
la era Meiji...

Nakamura escribió este famoso haiku cuando visitó la escuela de Seinan después de 20 años. Aunque la escuela no había cambiado, cuando vio a los niños con sus abrigos abrochados con botones dorados aparecer en el patio de la escuela, justo cuando empezaba a nevar, sintió el paso del tiempo desde que él mismo era un niño que iba a esa misma escuela con kimono y sandalias de madera.

Pero Kusatao no era una persona corriente. Sus estudios de literatura alemana y japonesa le dieron una visión diferernte del haiku. Era un pensador, un intelectual, pero al mismo tiempo era capaz de escribir poemas cargados de emociones.

Los brillantes días del otoño
Probablemente mis amigos también
tienen abuelas...

Mi madre le da cuerda
al despertador- el crujido de las alas
de las hormigas...


El primogénito de un sapo
deja su casa
sin ninguna razón…

En muchos de sus haikus va en contra de los preceptos de “Hototogisu” e introduce notas sociales en su poesía:


A la entrada de la universidad,
una multitud de estudiantes. La mayoría de ellos son pobres.
Gansos salvajes están pasando...


Puedo oír las botas
de una tropa en marcha.
El viento de otoño...


Y poco a poco se va alejando más de la línea del maestro Kyoshi.

...las currucas de los arbustos...
...todas con la misma canción,
Pienso en el hogar

Entre los mejores poemas de Kusatao están sus declaraciones de amor a su esposa e hijos.

Queriendo abrazar a mi esposa
regreso a casa en una soleada tarde de primavera
a lo largo de un camino de grava ...


los cinco dedos de mi bebé
agarrando firmemente el hombro
de mi kimono


En la cama en invierno-
el cuerpo de mi esposa huele
como el cuerpo de un niño...


Para Kusatao, su esposa encarnaba la misma esencia "eternamente femenina" que ha atraído a los poetas y artistas de todos los tiempos: espiritualizar, elevar, dar un incentivo para el trabajo. Todas las fuerzas creativas del Universo se concentraban para él en su esposa y sus cuatro hijas, que se convierten en objetos de amor y veneración:



El brillo de un arco iris
no me importan las otras mujeres
excepto mi esposa...


En el alegre verdor del verano
mi bebé tiene
sus primeros dientes creciendo...


el cielo es
del azul desde el comienzo del tiempo...
Recibo una manzana de mi esposa



Este haiku, al igual que muchos otros de Kusatao, hacen referencia al cristianismo ( en este caso a Adán y Eva) ya que su esposa era católica.

Otra mujer a la que amó profundamente fue a su madre:


la casa de mi madre cerca,
También me alegro del baño...
flores en el arbusto del té


la campana de Año Nuevo
mi esposa que está delante de mí,
y mi madre que no está


En los años de guerra, los haikus humanistas de Kusatao causaron un serio descontento entre las autoridades, que en aquellos momentos estaban realizando una “purga literaria”. Fue acusado injustamente de componer poemas subversivos y tuvo que cambiar su forma de expresarse.

Deja que la valentía
sea la sal de la tierra.
El ciruelo blanco como la nieve florece...


A la luz de la luna
las luces eléctricas golpean la pared-
un tren viene...


Orión en el cielo,
quioscos llenos de manzanas...
el camino de vuelta a casa...


El sonido de las olas.
El mar ha arrojado sobre la arena
la solitaria garra de un cangrejo...



A finales de los años 30, Kusatao ya no tiene relación con “Hototogisu”. Sus colecciones “Hi no shima” publicada en 1939 y “Honag” en 1940, se convirtieron en un manifiesto de una visión humanista del mundo:

Las cerezas
Están llenas de jugo púrpura.
Un hijo nace...

En 1946 lanzó y presidió la revista “Banryoku”, representativa de un grupo de poetas vanguardistas, y se dedicó a enseñar haiku a los más jóvenes.

hierba de primavera...
brotando para el perro
con piernas cortas


en un solo salto
el grillo ha regresado
a la oscuridad


en el siguiente viento de primavera
el barco que me lleva a casa
navega rápido


Es considerado como el primero de los llamados poetas humanistas. Los sentimientos humanos son expresados de forma muy especial en sus poemas y su manera de describir la naturaleza y los animales es extremadamente personal. Su obra está repleta de expresiones de amor por la familia, retratos, citas, y sus haikus destilan un lirismo muy refinado.

Kusatao falleció el 5 de agosto de 1983 dejando una huella imborrable en el haiku japonés del siglo XX. El día antes de su muerte, fue bautizado y adoptó el nombre cristiano de Johannes Maria Vianney Nakamura Seiichiro (Jean-Marie Vianney) Su lugar de descanso se encuentra en el cementerio de Itsukaichi en Akiruno, Tokio.
 
Sus colecciones de haiku:
  • Chōshi ( 長子 ). Sarashoten, Tokio 1936.
  • Hola no tori ( 火 の 鳥 ). Ryūseikaku, Tokio 1939.
  • Banryoku ( 萬 緑 ). Kōchō Shorin, Tokio 1941.
  • Koshikata yukue ( 來 し 方 行 方 ). Jibundō, Tokio 1947.
  • Ginga izen ( 銀河 依然 ). Mizuzu Shobō, Tokio 1953.
  • Bokyōkō ( 母 郷 行 ). Mizuzu Shobō, Tokio 1956. (239 haiku.)
  • Togi ( 時機 ). Mizuzu Shobō, Tokio 1980.



* NOTA: Para la realización de este artículo se han consultado varias fuentes, entre ellas:
“ONE HUNDRED HAIJIN AFTER SHIKI” de Susumu Takiguchi © 2017
“THE FADING GOLDEN AGE OF JAPANESE POETRY, tanka and haiku of the Meiji-Taisho-Showa period” de ALEXANDER DOLIN © 2015
Il grande libro degli haiku” de Irene Starace © 2010


Leticia Sicilia 2020 ©










viernes, 13 de marzo de 2020

jueves, 20 de febrero de 2020



Yoshino Yoshiko nació en Taiwán el 13 de julio de 1915 como la quinta hija de Naoyoshi Ogawa, (lingüista, amigo de Masaoka Shiki y ganador de un premio de la Academia de Japón) y Kiku Ogawa. Dos meses después de su nacimiento, el tío materno de Yoshiko la adoptó y la llevó a Matsuyama , ciudad conocida en Japón por el haiku, ya que Masaoka Shiki, Takahama Kyoshi y Nakamura Kusatao escribieron haiku allí cuando eran jóvenes.
Ingresó en la Escuela Primaria de la Escuela Normal de la Prefectura de Ehime, y se graduó en la Escuela Superior, entrando al departamento de literatura inglesa de la Universidad de la Mujer de Doshisha.
En 1933 deja la universidad para contraer matrimonio, del cual nacen cuatro hijos.

Cien grullas
como una ola ondulante
en el despegue.


Comenzó a escribir haiku en 1947 bajo la dirección de Ōno Rinka (1904-1984) y los publicó en su revista “Hama” al año siguiente. Su primer libro de haiku, “Kurenai” apareció en 1956. 


Nacido en el mar
nacido en las flores de coral:
el tenue arco iris.

Además de criar a sus hijos, encontró tiempo para muchas actividades relacionadas con el haiku. Su segundo y tercer libro, “Hatsuarashi” y “Tsurumai” se publicaron en 1971 y 1976. En 1979 fundó la revista de haiku “Hoshi” , que todavía se publica. Viajera incansable, ha visitado países de Europa, América del Norte, África y China, y ha asistido a multitud de eventos como la Conferencia Haiku de los Estados Unidos y Japón en San Francisco en 1987, la Conferencia Mundial de Poetas en Bangkok en 1988, o los Simposios Japón-China sobre el verso fijo en Pekín y Shanghai en 1989.


Las copas de los cedros de las montañas,
la luna pasando de un extremo a otro:
el frío del cerezo en flor.

En 1987 el Gobierno de la Prefectura de Ehime la honró por sus contribuciones en haiku y todavía hoy es considerada una de las figuras más extraordinarias del haiku moderno japonés.


yuki no hiru Shino chawan ni nokorishi beni nuguu

La nieve del mediodía...
Limpiando el lápiz labial
de un tazón de té Shino.



waga yameba kora isakawanu yūge samushi

Estando enferma su madre
los niños no luchan...
¡Una cena fría para ellos!



usurai no ura ni yūyake komorikeri

Hielo fino
y atrapado bajo él
el brillo del atardecer.





otoko kite heya nuchi suisen no nioi midaru

Un hombre entra en la habitación,
perturbando el olor
de los narcisos.



ōhimawari megurashi kazoku mina chōshin

Grandes girasoles
rodean la casa
de una familia alta.


Yoshino siente un inmenso amor y respeto por la Naturaleza y los expresa en sus haikus escogiendo las palabras precisas. 

setsurei a gekirō no aida kasha nagashi

Montañas nevadas,
olas agitadas, y entre ellas
un largo tren de carga.



tabi tsugu goto kokoro tsukuroi tsutsu iku mo

Como si remendara calcetines,
reparo mi mente
y sigo viviendo



kiritsukiyo mioto wo wago no yasuragi ni

Noche de luna nebulosa -
un arroyo, ronroneo en japonés,
me hace sentir como en casa.


tabi ni yami buin ni obiyu fuyu no kure

Enferma en un viaje,
temo al silencio
esta noche de invierno



ninja meku shirota no karasu itsumo ichiwa

Como un ninja
un cuervo en el arroz
siempre solo



taisui ni uku yasukesa no hatsuyu kana

La paz de la mente,
como flotar en el útero, este baño
en una mañana de Año Nuevo



take kawa wo nugu onna-ra no kakomu naka

La planta de bambú
que se desprende de su vaina
delante de las mujeres


shirasara no fureau oto no yoru no aki

El sonido de los platos blancos
chocando entre sí...
una noche de otoño



En palabras de la autora "El haiku es un arte literario equipado con antenas para recibir mensajes de amor, de toda la creación en la tierra - llanuras, montañas, ríos, lagos y océanos, y plantas y animales incluyendo la humanidad... Si la gente de todo el mundo se volviera de mentalidad haiku y nutriera a la Madre Naturaleza, entonces podría ser posible sostener y retener la vida en nuestro planeta para el beneficio de nuestra descendencia... Hasta el final de mi vida. Me conduzco por el amor de todas las criaturas vivientes que tienen un ADN similar al mío y las saludo con asombro y admiración a través del haiku."



setsugen ya majiwarazu shite wadachiato

En el campo de nieve
siempre paralelas
las huellas de un carro



onna kuzururu goto hakuren no chirinikeri

Como una mujer que se derrumba,
el loto blanco ha caído
en toda su extensión



sanchō ni kui uchite yama mezameshimu

En la cima de la colina
alguien martillando una estaca
para despertar la colina



wasurego no goto rōkan ni hana hitofusa

Como un niño abandonado,
un rocío de flores
en un viejo árbol


susamaji ya nōomote mina kuchi hiraki

¡Qué terrible!
Cada máscara en el drama de Noh
tiene la boca abierta.



mizu no mo no shi ga kage miiru haguregamo

En el agua
mirando su propia imagen,
un ganso callejero.


gekkō wo kakō ni tamete yuki no Fuji

La luz de la luna
acumulada en el cráter
del nevado Monte Fuji.


El "Museo Conmemorativo Yoshiko Yoshino" fue fundado por la propia Yoshino y contribuye a que el haiku sea mucho más popular en el mundo, apoyando a todo aquel que se esfuerza en acercarse a éste.

La luna en el cielo
la luna en el lago del cráter
brillan la una a la otra.




LIBROS DE YOSHINO YOSHIKO

"Kurenai" (Carmesí) ,1956
"HatsuarashI" (Camelia Blanca) ,1971
"Tsurumai" (Grulla Bailarina) , 1976
"Serie de haiku moderno anotado -YOSHIKO YOSHINO", 1983
"Kashin",1984
"Haiku sakura", 1992
"Ryusui”, 2000
"Sakura en ciernes", 2000
"Tsuru" , 2001
"Murasaki"(Púrpura), 2003





Leticia Sicilia 2020 ©














domingo, 16 de febrero de 2020

domingo, 9 de febrero de 2020

viernes, 24 de enero de 2020

domingo, 12 de enero de 2020

jueves, 9 de enero de 2020



Ishibashi Hideno

Cerezo, Sakura, Flores, Japón, Color De Rosa, K

El 19 de febrero de 1909 nacía en Nara (Japón) Yabu Hideno.
Empezó a escribir haiku siendo una niña, con doce o trece años, imitando a su hermana mayor. Pronto se trasladó a Tokio para matricularse en la prestigiosa escuela Bunka Gakuin, y allí aprendió haiku de la mano de Takahama Kyoshi y tanka con Yosano Akiko. Cuando se graduó, y al no existir el curso de haiku como tal en la universidad, convenció a Kyoshi para que valorara sus haikus en su tiempo libre.

kanbai ya tsubomi fureau hono akari

los brotes de ciruela en flor de invierno
tocándose entre sí
                                                       en el crepúsculo

Se casó en 1929 con Yamamoto Kenkichi, crítico de haiku, y sus primeros nueve años de matrimonio fueron tan tempestuosos que no escribió ni un solo poema.
Fue en 1938 cuando se decide a asistir a las reuniones de haiku que organizaba Yokomitsu Richii, y se reaviva su interés por volver a escribir. Unos años más tarde, en 1945, da a luz a una niña y se traslada con su marido a la ciudad de Matsu, en la costa del Mar de Japón.
Fue allí donde la tuberculosis, que había contraído algún tiempo antes, comenzó lentamente a mostrar sus primeros síntomas.

natsu no tsuki hai kuetsutsu mo nemuru naru

la luna de verano...
mis pulmones siguen
desmoronándose mientras duermo


Un año más tarde su marido consigue un trabajo como reportero en un periódico en Kyoto y la familia se traslada de nuevo.
Su tuberculosis empeoró y no había ningún medicamento eficaz para tratarla, debido principalmente a las penurias de la posguerra.


akagari ya ii hori nakeba saru no kao

manos agrietadas
y no hay arroz...
Lloro con la cara de un mono


En 1947 no puede superar su enfermedad y muere el 26 de septiembre, a la edad de 38 años. Su hija apenas tenía 2 años.

hadakago wo hitori eshi nomi reihai su

un bebé desnudo
es todo lo que tengo
y rezo

Sakura koku”(El cerezo florece profundamente) publicado en 1949 por su marido es el único libro escrito por Ishibashi Hideno. El contenido fue seleccionado originalmente por Hideno y fue editado por su marido después de su muerte. El libro incluye doce ensayos y unos 260 haikus. "Realmente siento", dijo Yamamoto, "que los haikus comenzaron con Bashō y terminaron con Hideno ".
Sakura koku” fue el primer libro en recibir el Premio Kawabata Bōsha, que se convirtió en uno de los más altos honores del haiku.


tōrō no chi wo haeba chi ni ikarikeri

la mantis
que se arrastra por la tierra
gruñe en la tierra



ya dono kao mo mono iwade yuku

cigarras al anochecer...
cada cara pasa
sin decir una palabra



hebi no o ya yamasaka mono no koe hisome

cola de serpiente...
todas las cosas en la ladera
callan la voz



hoshi sumeba kan’ya no kion sude ni naku

claro cielo estrellado
en una noche helada, después de los aviones
el rugido se ha desvanecido



aki atsushi seishō sude ni naki bō ni

El sol caliente del otoño...
en ningún lugar de su gorra militar
titilan las estrellas

Después del fin de la guerra, algunos ex soldados japoneses usaban gorras del ejército después de quitarse las estrellas que mostraban su rango.


kōmō ni harou utateki haru no ame

a un pelirrojo
"¡Hola!"- ¡qué deprimente es
esta lluvia primaveral!

Los niños japoneses hambrientos, cuando veían a los soldados del Ejército de Ocupación en la calle, los llamaban en inglés, esperando recibir un poco de chocolate o chicle.


koke saku ya hotoke usururu ishi no omo

musgos en flor...
el Buda desapareciendo
de la superficie de la piedra




wakuraba no uzu ni nori yuku hayasa kana

esa hoja enferma
caída en un remolino...
¡qué rápido se aleja flotando!



yuku aki ya fukumite mizu no yawarakaki

saliendo del otoño...
el agua se siente
más suave en la boca



ochiba shite katai ni yowai nakarikeri

las hojas han caído...
un mendigo
sin edad



kaze saete uo no hara saku onna no te

en el viento helado
las manos de una mujer
partiendo el vientre de un pez


shungyō no waga haku mono no hikari sumu

en los albores de la primavera
algo que he escupido fuera
brilla con serenidad


gaganbo ni netsu no te wo nobe rachi mo nashi

a un papá de piernas largas
mi mano febril
se extiende sin ningún motivo


ōyūyake okan ni narasu ha nijūmai

glorioso atardecer...
sintiendo un escalofrío,
mis dientes, veinte en total, tintinean


hi no yōna tsuki no de hanabi uchi owaru

la luna ardiente se eleva,
el espectáculo de fuegos artificiales
ha llegado a su fin



semi shigure ko wa tansōsha ni oitsukezu

las estridentes cigarras suenan como lluvia-
mi hija no llega
a la silla de ruedas


Escrito el 21 de julio de 1947, cuando fue ingresada por última vez en el sanatorio. Este fue el último haiku de Hideno, ya que sus médicos le prohibieron escribir.


  • Los haikus originales han sido traducidos al inglés por el profesor Makoto Ueda.


Leticia Sicilia, 2020 ©