viernes, 6 de diciembre de 2013

Tiemblan las alas
de la cucaracha muerta,
tarde otoñal.

9 comentarios:

  1. Hmmmm, aun reconociendo que tu haiku es original, me temo que hablar de cucarachas me repele:-( Pero no me hagas caso, tu a lo tuyo que lo haces genial.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Me alegra que, superando tu repulsión a las cucarachas, te hayas acercado hasta aquí. Gracias Katy.

      Besos.

      Eliminar
  2. Un gran haiku (Independientemente de que nos gusten o no las cucarachas, jejeje).

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Me asalta cierto estremecimiento toda vez que veo un insecto muerto; y más aún si es alado.
    El haiku lo expresa con desnudez y algo de pesar. Así lo siento.

    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me provocan escalofríos ver una cucaracha cerca, es algo que no puedo controlar, pero en esta ocasión el asombro superó a mi fobia, me conmovió.

      Gracias Juan Carlos, un cariñoso abrazo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Eres muy generosa amiga. Muchas gracias.

      Besos.

      Eliminar