martes, 10 de septiembre de 2013

tarde sin brisa,
un jazmín se desprende 
y cae al suelo.

10 comentarios:

  1. Me gusta, Leti.
    Es solo un momento, un ínfimo instante, un único y delicado movimiento. Suficiente para generar cierta congoja.
    Muy atenta tu mirada...

    Gracias, amiga. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Juan Carlos, basta un instante efímero para provocar un sinfín de sensaciones.
      Gracias por compartir tu mirada una vez más.

      Besos.

      Eliminar
  2. Ese primer verso, que parece insignificante, lo dice todo. Ahí esta la duda del haijin. Si no hay viento, ¿porqué habrá caído ese jazmín?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La naturaleza nos brinda infinitos momentos que nos asombran y emocionan. Éste es uno de ellos y tus percepciones lo enriquecen.

      Muchas gracias Gorka.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. La sencillez de la muerte, así sin más misterios… puedo oler hasta su último instante, puedo ver su último esbozo de belleza y todo ello gracias a que lo has escrito sin nada que lo distraiga. Mola un montón, gran haiku Leti.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por tan hermoso comentario Alfredo.

    Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Eso 4es que estaba muerto. Porque con la brisa volaría:-)
    Bss y buen finde Leti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir tu percepción de este instante Katy.

      Buen finde para ti también.

      Besos.

      Eliminar
  6. Hola Leti,
    Da ganas de levantar el jazmin y ponerlo en el jarrón.
    Me gusto el haiku.

    Blogdekarinrosenkranz.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Karin. Bienvenida a este espacio.

      Un abrazo.

      Eliminar