jueves, 16 de mayo de 2013





cerca de alambre, 
las costillas marcadas 
del caballo.









imagen: http://www.freedigitalphotos.net/

8 comentarios:

  1. ¡Ay, Leti!
    Un haiku que deja "cicatrices" en el alma...
    Esas púas que han herido al animal y que son el límite a su libertad. También lo han sido para muchos seres humanos...

    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente estos hechos también son parte de nuestras vidas.

      Gracias por dejar tu impresión Juan Carlos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Un haiku duro, pero con sabor...

    Abrazos _/\_

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por apreciarlo de esa forma.

      Un abrazo_/\_

      Eliminar
  3. Querida Leti: Me ha impresionado la crudeza de este haiku.
    Alucino con tus haikus. Que naturalidad y destreza para plasmar el instante.
    Llevo días queriendo componer uno y no lo logro.

    A un lado y otro
    de la autovia
    mimosas en flor

    Lo leo y creo que le falta el ritmo que le dais los buenos haijin.

    Voy a tener que hacer un cursillo pués me apasionan.
    Un beso.



    ResponderEliminar
  4. Mi querida Josefa: gracias por las hermosas palabras que me dedicas.
    El haiku es un camino muy bello y me alegra que te guste.
    Y gracias también por compartir tu haiku: la belleza de las flores contrasta con la dureza del asfalto.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. La compasión reflejada en este excelente haiku tiene haimi y el aware se siente con todos los poros de la piel, gracias por tan hermoso haiku

    Muchos besos querida

    ResponderEliminar
  6. Gracias querida Xaro por compartir las sensaciones que te llegan de este haiku.

    Besos.

    ResponderEliminar