jueves, 19 de agosto de 2010

Viejas palmeras,
el inquieto aletear
de un herrerillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada